Gemma, una boda a todo color

Hoy en día si oímos la palabra “novia” enseguida la relacionamos con el color blanco, pero sin embargo no fue hasta el 1816 con la boda de la princesa Carlota, prima de la reina Victoria, que el color blanco empezó a cobrar importancia.

Sin embargo, el verdadero “boom” vino con la propia boda de la reina Victoria que quiso imitar a su prima, también ella casándose de blanco. Los medios de comunicación de la época y el tamaño del imperio británico de ese entonces hicieron lo demás y la convirtieron en toda una influencer en su época y hasta los días de hoy, aunque la gran mayoría de las mujeres no sean conscientes de ello.

Pero las Novias LP van más allá de lo establecido.

Es cierto que hay pocas novias que realmente se atrevan a renunciar al blanco como color principal de su vestido, pero poco a poco el color se va introduciendo. Ya vamos viendo como esta tradición está mostrando signos de cambio y yo misma ya he creado vestidos de novia estampados o con toques de color, contrastando con el blanco inmaculado.

Lo he dicho miles de veces pero es la verdad: mis novias siempre están dispuestas a ir un paso más allá, cambiando las tradiciones y las reglas impuestas. Así son las Novias LP.

Gemma es escritora y además profesora de escritura creativa; al estar ligada constantemente al mundo de las letras y la creación, su mente y su imaginación no tienen límites. Me comentó que se iba a casar pero que para nada quería un vestido blanco: el vestido con el que ella había soñado era verde y era uno de los requisitos desde el cual partimos.

Después de probar diferentes soluciones, Gemma se decantó por un modelo de mi colección – www.lorenapanea.com -, el vestido Minoa aunque le añadimos algunos cambios para que se adaptara a lo que ella buscaba como una espalda abierta, unas mangas con un corte para estilizar sus brazos y un fajín para marcar su cintura y potenciar su cuerpo. El resultado es un vestido versátil, cómodo y con un encanto que solo el color puede dar a un vestido. Además, en el caso de Gemma, el verde hacía resaltar su color de piel y de pelo así que, ¿por qué ir vestida de blanco? El blanco no le hubiese sentado igual de bien.

En el momento de su boda, la reina Victoria seguramente nunca se imaginó que se convertiría en precursora de una tradición que ha durado hasta el día de hoy, pero poco a poco las novias modernas van acabando con la supremacía del blanco como color nupcial y gracias a novias como Gemma las modas van cambiando, mientras que las mujeres nos vamos liberando cada vez más.

Lorena Panea

 

Daniela, la belleza de la sencillez

Ya lo dijo Coco Chanel: menos es más y lo demostró luchando contra la moda superflua de su época. Moda que encorsetaba a las mujeres y hacían de ellas meros objetos decorativos. Es por eso que su filosofía caló hasta en los escalones más altos...

Anna, una boda con toques de rock

Suele pasar. Después de recorrer miles de instagrams y de perder media vida buceando en Pinterest, al fin puedes decir que sabes lo que buscas en tu vestido de novia. El problema viene cuando quieres algo que sale un poco de lo convencional. Entonce...