Todos los envíos gratuitos

Historia

Nací en un barrio normal y popular de Mérida, antigua Emerita Augusta, ciudad romana con más de 2000 años de existencia y actualmente patrimonio de la Humanidad. De pequeñita jugaba en las ruinas del circo romano; paseaba con mis padres por los monumentos naturales y ruinas que hay por toda Extremadura; y creo que no falté un único año al Festival de Teatro Clásico de Mérida desde que tengo uso de razón.

Quizás por este contacto constante con la belleza natural, patrimonio cultural e historia milenaria, siempre he destacado en asignaturas ligadas a la creatividad como dibujo y creación literaria.

Con 8 años ya diseñaba prendas para mí, inspiradas en las películas de Marisol, y que luego “coaccionaba” a mi madre para hacérmelas. Con 10 años ya escribía poesía que más tarde empecé poniendo en blogs y redes sociales. Me fascinaba todo lo ligado al pasado, como Roma, Grecia y especialmente Egipto. Con 12 años empecé bailando Flamenco, lo que me transmitía sentimiento.
Con 15 años ya sabía que quería estudiar la carrera de Moda en Barcelona, no por el”glamour” como quizás lo hace mucha gente en este mundo, sino por su carácter artístico, legado histórico, mensaje social que conlleva y papel crucial de la mujer en esta industria.  No sin antes pasar por el bachillerato en la Escuela de Arte de mi ciudad.

 

Cuando empecé pensando que quería crear mi marca de Moda, allá por el 2009-2010, estaba todavía estudiando mi carrera en Barcelona, pero ya en esa época la Moda me empezaba a parecer como una mala y disparatada parodia caballeresca capaz de enloquecer a cualquier hidalgo andante.
Obviamente no estaba todavía preparada para la “locura” de empezar una marca entonces. No solo me faltaba conocimiento de negocio; dado mi origen de clase media de una pequeña ciudad de provincia, me faltaba viajar.
Y como hace más quien quiere que no quien puede, me fui una temporada a Reino Unido, en donde no solo aprendí inglés – un conocimiento clave para poder progresar en el mundo del diseño – sino también cogí inspiración de toda la cultura británica, aprendí lo que era organización y principalmente absorbí todo lo que pude sobre la Moda londinense, que ya hace muchos años que adelantó a la Alta Costura parisina.
A volver a España, me mudé a Madrid. Después de vivir en Inglaterra, adaptarme a Madrid fue fácil a pesar de ser una metrópoli.  Allí finalmente decidí empezar las primeras pruebas para saber si mis diseños gustaban y poco a poco los fui refinando.
Empecé primero por intentar vender algunas de mis prendas en tiendas multimarca en los barrios de Malasaña o Salamanca, y luego participando en algunos de los principales mercados de diseño de la capital, los cuales representaron el punto de inflexión y me indicaron el potencial de mi propia marca comercial.

 

Algunas instituciones de la Moda nacional se empezaron fijando en mis trabajosTodo ello me empujó a abrir mi primera tienda propia LORENAPANEA a principios de 2014, decidiendo volver a mi ciudad natal para ello.
Lo que no sabía entonces es que era mucho más fácil crear Moda y conectar con fashionistas en la capital, que no en una ciudad de provincia, y mucho menos en la región más pobre de España como es Extremadura.
Haber empezado mi negocio de retail en una pequeña ciudad, en que la presión social y las restricciones presupuestarias dictan lo que las mujeres se terminan poniendo, me enseñó más sobre Moda que toda mi carrera. Allí tuve que adaptarme y conectar con la mujer de a pie, hasta que mi negocio fuera un éxito. – la Moda no es costura, ni patrones, ni tejidos bonitos, ni premios, ni glamour; la Moda es conectar con las mujeres
Cambié tantas veces como fueron necesarias y, hoy por hoy, mi primera tienda LORENAPANEA ya es una referencia en la Moda de la región. Tanto es que, por circunstancias de la vida, me surgió la oportunidad de un sueño antiguo: abrir mi segunda tienda en Barcelona.
Mi primera tienda de Mérida me permitió aprender y crecer de una forma que no habría logrado desde un principio en un medio grande, pero para crecer y extenderme más a nivel creativo necesitaba estar en una gran ciudad y Barcelona me aporta esas condiciones.
Ahora que LORENAPANEA ya es una minicadena, empieza finalmente mi historia…

X