maquillaje-en-las-niñas-2_opt

Las niñas quieren ser princesas, los niños superhéroes

Después de siglos en que el papel de la mujer estuvo relegado en un segundo plano en la sociedad, se entra finalmente en el siglo XXI debatiendo sobre la necesidad de atajar determinantemente la desigualdad de género entre hombres y mujeres y consecuentemente la violencia machista.

A menudo se refieren listados de medidas para combatir la violencia de género: planes nacionales y locales de acción, flexibilización y facilidad en las denuncias, mayor formación de los funcionarios que prestan servicios esenciales a este tipo de víctimas, entre otras. Todas estas medidas seguramente muy necesarias y mejores soluciones para miles de mujeres que siguen sufriendo un mal que lacra el progreso de la sociedad actual.
Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos por parte de activistas, políticos u ONGs, el machismo ha vuelto a aumentar en España durante los últimos años y sigue estando al nivel o incluso por encima de la cifra de victimas de los años 90.
Violencia Género
Fuente: INE
Además, hay señales claras de que esta tendencia iniciada en el 2012 puede seguir en aumento, ya que la violencia de género está creciendo exponencialmente entre los jóvenes menores de 18 años.
Por sorprendente que pueda parecer, esta no es solo una tragedia de España. De hecho, países como Dinamarca, Finlandia o Suecia, duplican las cifras de violencia machista que hay en en el Sur de Europa, a pesar de todos los avances logrados a nivel de igualdad en los países nórdicos durante los últimos 20 años.
image-1
Fuente: Agencia de Derechos Humanos de la UE; Público – http://www.publico.es/sociedad/cifras-violencia-genero-paises-nordicos.html
¿Por qué? No es un problema necesariamente ligado al nivel de desarrollo, ni socioeconómico y desafortunadamente parece ser que las medidas tomadas durante años siguen siendo insuficientes, tanto en España como en Escandinavia, ni tampoco ha surtido efectos importantes a lo largo de las diferentes generaciones. ¿Por qué?
Un problema social de tamaña complejidad seguramente tiene unas raíces poco obvias y que crecen nutridas por múltiples variables tanto a nivel social y colectivo, como por razones psicológicas e individuales.
Sin embargo una de las raíces de este problema puede estar, entre otras cosas, en algo tan adorable y aparentemente inocente como los juguetes.
La socióloga Elizabeth Sweet, PhD en la California State University Sacramento, lleva varios años investigando la evolución de los juguetes y los principales medios de comunicación (desde el New York Times hasta la National Geographic) difundieron sus conclusiones: “los juguetes están mucho más divididos por género ahora que hace 50 años”.
 
Para sus estudios, la Dra. Sweet evaluó todos los juguetes (más de 7.000) presentados en los catálogos de los almacenes Sears en EEUU desde los principios del siglo XX hasta la actualidad.
Las tendencias se pudieron observar claramente: los juguetes en los años 20 ya empezaban a afirmar roles sexistas. Se diferenciaban por género y los juguetes destinados a niñas se enfocaban en las tareas domésticas y su rol como madres (cocinar, coser, vestir muñecas, cuidar bebés, etc…), mientras que los juguetes para niños simulaban trabajos artesanos o industriales (carpintería, mecánica. ingenería, construcción, etc…) preparando mucho más el sexo masculino para la economía que estaba llegando en aquel entonces.
image-2
Anuncio del catálogo de Sears en 1965
image-3
Anuncio del catálogo de Sear de 1925
Casi 100 años después, a finales del mismo siglo XX, los juguetes seguían perfectamente diferenciados por identidad de género pero ahora disfrazados con temáticas de ensueño. Más que sexismo, el marketing se enfocaba ahora por colores y estereotipos fantásticos: las niñas soñaban ahora ser princesas y los niños querían ser superhéroes. De hecho, los roles de princesa y superhéroes en los juguetes eran bastante raros antes de los años 90′, según la Dra. Sweet.
Sin embargo, hubo un importante paréntesis durante el final de los años 60 y la década de 70 – el mismo período en que: hubo el auge del Feminismo y millones de mujeres entraron en el mercado de trabajo; ocurrió el festival de Woodstock en contra la Guerra del Vietnam; contraculturas como el movimiento Hippie se enraizaron un poco por todo el mundo; llegó la televisión en color, la línea de teléfono fijo, la consola Atari y el ordenador Apple II, tecnología que cambió los lares para siempre; después del Rock&Roll haber creado un cambio generacional en los 60′, se crearon también en los 70′ grandes grupos de música alternativa para entonces, como Led Zeppelin, Queen, The Ramones, entre otros.
Durante este mismo período revolucionario, la Dra. Sweet identificó que solo el 2% de los juguetes en los catálogos de Sears estaba diferenciado por género. De hecho, durante los 70′ era muy común encontrar anuncios que claramente desafiaban los estereotipos de género como se conocían, enseñando niñas jugando de doctoras, carpinteras o científicas y niños con juguetes ligados a las tareas domésticas.
image-4
Pero este cambio de tendencia duró poco. Según la Dra. Sweet, la desregulación de los programas de televisión durante los años 80 permitió crear programación de forma libre, lo que llevó a los programas infantiles a volver a enfocarse en el género, así como a los fabricantes de juguetes, que además se publicitaban en los descansos. En esta década retrocedió la publicidad de “género neutro”, así como los juguetes diferenciados por género en los almacenes de Sears – del 2% en los 70′ al 50% en los 80′.
Juguetes-no-sexistas3
Aun así, la Dra. Sweet termina sus conclusiones con una revelación asombrosa: incluso durante los períodos de mayor diferenciación de género en todo el siglo XX, el marketing infantil sexista llegó como mucho al 50% de los juguetes que se vendían en esos momentos; mientras que actualmente hay tiendas en que absolutamente todos los juguetes están diferenciados por género.
Resultado de imagen de juguetes sexistas
Relacionado o no, lo cierto es que el repunte en la violencia de género observado en estos últimos 3 años coincide con la llegada a la edad adulta de aquellos que nacieron y fueron educados a partir de los 90′.
Los psicólogos ya no dudan de que segregar juguetes, diferenciar ropa infantil o enfocar el marketing en géneros tiene consecuencias. Siempre que queramos ofrecer un regalo infantil a una futura madre, quizás nos hemos de parar a pensar si es correcto ofrecer esa pequeña prenda en rosa o azul, o ese juguete en función del sexo del bebé por nacer, ya que empezamos así a modelar su futuro y el de la sociedad.
Artículo en inglés de Elizabeth Sweet explicando las conclusiones de sus estudios:
15778263_10154657272176628_1609080412_o

EUROPA

Si miramos la Moda más reciente, esta está profundamente influenciada por el estilo nórdico y anglo-sajón, con looks minimalistas, características rústicas y colores neutros. No ha habido marca enfocada en el mass-market que no haya recurrido...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *